El Río Tijuana fluye entre México y Estados Unidos con una longitud de 195 km en la costa del Pacífico de Baja California y el sur de California. Río abajo, el agua fluye a través de Tijuana por un canal de concreto hasta la frontera internacional, continuando hacia el oeste a través del valle del Río Tijuana por una distancia de nueve kilómetros hasta el estuario, desembocando en el Pacífico.

En Tijuana existe un déficit de áreas verdes, reflejando los problemas tanto ecológicos como sociales que se generan en la ciudad. Por lo que es necesario reconectar a la ciudad con la naturaleza. Existe una zona del Rio que aún está libre de la canalización de concreto, por lo que se propone recuperarla realizando una restauración con vegetación nativa a lo largo de 3 kilómetros de cauce del río, en un área aproximada de 70 hectáreas, iniciando en la cortina de la Presa Abelardo L. Rodriguez y terminando en la canalización del río.

El objetivo del proyecto es mejorar el manejo de la cuenca, la exploración de alternativas para el manejo sustentable del agua y la restauración de los sistemas costeros asociados a la cuenca. Además, el proyecto tiene una visión de carácter binacional, lo que estrecha los lazos de cooperación entre los estados de California y Baja California.
En este proyecto están involucrados tanto organismos de la sociedad civil como representantes de la academia: Pronatura Noroeste, A.C., Tijuana Innovadora, Universidad Autónoma de Baja California (UABC), El Colegio de la Frontera Norte (COLEF),Proyecto Fronterizo de Educación Ambiental, A.C.

Así mismo, autoridades de los tres órdenes de gobierno coadyuvan para la realización del restauro del Río Tijuana: Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tijuana (CESPT), Secretaría de Infraestructura y Desarrollo Urbano (SIDUE), Secretaría de Protección al Ambiente (SPA), Ayuntamiento de Tijuana, Comisión Nacional del Agua (CONAGUA).

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest