La región binacional San Diego-Tijuana-Tecate está ubicada dentro de uno de los ecosistemas más importantes del planeta, conocido como la “Provincia Florística de las Californias”, mismo que forma parte de los sitios críticos para la conservación de la biodiversidad a escala mundial.

En Baja California, este ecosistema cubre una extensión de 2.5 millones de hectáreas y es conocido como la provincia Martirense. En él se tienen catalogadas cerca de 1,323 plantas nativas, de las cuales 902 no se presentan prácticamente en el resto de la península de Baja California. En esta región cuya superficie representa sólo el 17% de toda la península, se encuentran casi la mitad de las especies vegetales (44%).

No obstante la importancia biológica de la provincia Martirense y en contraste con la porción de la región ubicada en California, sólo dos áreas naturales protegidas han sido decretadas: El Parque Nacional “Constitución de 1857” y El Parque Nacional “Sierra San Pedro Mártir.” A nivel estatal y municipal no existen áreas naturales destinadas a la conservación para la región. Sin embargo, se cuenta con los programas de desarrollo urbano de las ciudades de Tijuana y Tecate. En estos programas se proponen políticas de conservación y protección para ciertas áreas, que en trabajo conjunto con la comunidad y organizaciones sociales podrían ser definidas con mayor detalle y llevarse hasta el punto de su declaratoria como áreas naturales protegidas.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest