La Chara Pinta es un ave de la familia de las urracas, endémica de la Sierra de Sinaloa y Durango. Al igual que en gran parte de su área de distribución, la explotación maderera en el Ejido El Palmito, al norte de Sinaloa, ha reducido en forma dramática la disponibilidad de hábitat apto para su reproducción.

Para conservar la viabilidad de la población de esta especie en esta localidad, Pronatura Noroeste AC y la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO), firmaron un acuerdo de “servidumbre ecológica” con los ejidatarios propietarios de los bosques de El Palmito, a través del cual se suspendió por 30 años la tala de árboles en una extensión de 400 hectáreas.

A través de incentivos económicos para el desarrollo de actividades de turismo de bajo impacto, entre las que se incluye la observación de esta rara especie y la construcción de cabañas ecológicas, la conservación del hábitat de la Chara Pinta fortalece el desarrollo económico y rural para los ejidatarios de El Palmito.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest