La introducción de especies exóticas tiene un impacto negativo en la biodiversidad, depredan a especies nativas y modifican el hábitat, afectando el ecosistema.  

Para proteger la zona de manglar y conservar los sitios de anidación de aves en el área, el programa de Protección y Recuperación de Especies Amenazadas desarrolló un Proyecto para el control de la enredadera Tripa de Zopilote* (Cissus verticillata) en la Reserva de la Biosfera Marismas Nacionales Nayarit.

La Tripa de Zopilote (Cissus verticillata) nativa de los trópicos de México, se utiliza en medicina natural o como alimento para ganado. Sin embargo, por su comportamiento invasor, en la región de bosque de manglar en Nayarit, constituye una amenaza para la flora endémica en peligro de extinción o sujeta a protección especial como el Mangle rojo (Rhizophora mangle), el Mangle negro (Avicennia germinans), el Mangle botoncillo (Conocarpus erectus) y el Mangle blanco (Laguncularia racemosa).

enrredadera 5 2Raíces de la enredadera Tripa de Zopilote.

El proyecto consistió en la eliminación de la enredadera en 50 hectáreas de bosque de manglar: 35 hectáreas del sitio “El Rinconcito” en el Ejido Unión de Corrientes, municipio de Tuxpan y 17.7 hectáreas del sitio “El Pochote” en el Ejido de San Miguelito en el municipio de Rosamorada, Nayarit, así como la limpieza y rehabilitación de canales de flujos de agua y la realización de talleres sobre la conservación del manglar.

Esta enredadera se extiende por la copa de los mangles, obstruye la entrada de luz e impide que se desarrollen las especies que dependen de ellos. En época de sequía, cuando la salinidad del agua en el manglar aumenta, la enredadera une sus raíces al tronco de dónde obtiene el agua dulce hasta secar el árbol. “Hay un daño serio, porque es espacio sin manglar deja sin zonas para que las aves realicen sus nidos, no hay alimento para peces, no hay hábitat para invertebrados”, comentó el biólogo marino, Mauricio Cortés Hernández, Coordinador regional de Pronatura Noroeste en Nayarit y Jalisco. 

enredadera secaEnredadera Tripa de Zopilote, extendida sobre la copa de los mangles.

Se cree que la especie fue introducida de forma accidental, debido a la influencia de los ríos Acaponeta, Bejuco y San Pedro que arrastran agua abajo a la enredadera o a través de mamíferos y aves, que al alimentarse de sus frutos llegan a transportar la semilla.

Cortés Hernández comentó que para llevar a cabo la remoción de esta invasora se conformaron cuadrillas de trabajo con pescadores de la localidad que tenían experiencia previa en acciones de remoción y que conocen cómo trabajar en el manglar. El equipo identificó que la etapa más adecuada para su eliminación es durante el período de crecimiento, antes de la germinación, ya que se facilita la remoción y el impacto en el bosque aún no es tan grave. Es importante aclarar que esta actividad se realizó de forma manual, sin métodos químicos que afectan el Mangle.

En los talleres impartidos a pescadores y ejidatarios, se abordó la importancia de remover la enredadera, los beneficios de la conservación del manglar y los servicios ambientales que provee. Además, se presentó el protocolo de acción en la detección temprana de una especie invasora.

enredadera grupoCuadrilla de trabajo del Proyecto para el control de la enredadera Tripa de Zopilote en Marismas Nacionales Nayarit.

“Hemos estado muy atentos para saber qué podemos hacer, se necesita que todos trabajemos y retiremos la enredadera, y establecer una propuesta de seguimiento y control de la especie”, concluyó Mauricio Cortés.

Los manglares son bosques costeros, uno de los ecosistemas más productivos de la Tierra, proporcionan servicios ambientales fundamentales para el ser humano y protegen a comunidades contra inundaciones y huracanes. Además, constituyen hábitats de crianza para especies de pesca comercial, brindan refugio a flora y fauna silvestre y mejoran la calidad del agua.


*El proyecto se realizó en colaboración con la Comisión de Áreas Naturales Protegidas, la Comisión Nacional para el uso y conocimiento de la Biodiversidad, la Comisión Nacional Forestal, y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

El equipo de Pronatura Noroeste agradece a los ejidatarios y pescadores de la Reserva de la Biosfera Marismas Nacionales Nayarit por su colaboración en este proyecto, a hombres y mujeres que desarrollaron el arduo trabajo de la remoción, para proteger y conservar el manglar.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest