Se cumplen nueve años de que Pronatura Noroeste integrara la Alianza para la Conservación de la Laguna San Ignacio, uno de los sitios más importantes para la reproducción de la Ballena Gris. Trabajando en conjunto con la comunidad local, hemos diseñado e
implementado herramientas jurídicas, técnicas y económicas para la conservación del territorio con alto valor biológico que rodea a la laguna.

Entre estas herramientas destaca el establecimiento en 2012 de la “Unidad de Manejo Ambiental Laguna San Ignacio”, diseñada para
fortalecer la protección de 80,550 hectáreas en el Desierto de Vizcaíno, sobre la costa norte de la laguna. En esta zona logramos documentar la presencia de especies consideradas amenazadas
en México, como el Tejón y la Zorrita del Desierto, que dependen de este ambiente para su supervivencia.

Con la instalación de torres de vigilancia, señalización, y un esquema de inspección rutinaria en la zona, colaboramos con la
Reserva de la Biosfera “El Vizcaíno” y con los ejidos de la región en la conservación de esta porción relevante de la Península de
Baja California.

CÁMARAS TRAMPA MUESTRAN LA BIODIVERSIDAD QUE PROTEGEMOS

Desde hace cuatro años Pronatura Noroeste utiliza cámaras trampa (también llamadas fototrampas) para registrar la presencia de animales en sus áreas de trabajo. Este aparato cuenta con un sistema de activación automático mediante un sensor de movimiento, que capta en fotos o video la presencia de todo animal que se mueva o pose frente al sensor.
Por su carácter pasivo, no perturba a las especies y permite registrar aquellas de hábitos elusivos, generando un registro completo de la vida silvestre del área.

Fotografías Inferiores:

1) Venado Bura (Odocoileus hemionus) en la Unidad de Manejo Ambiental Laguna San Ignacio.

2) Tejón (Taxidea taxus), especie considerada como amenazada por la legislación mexicana.

3) Mapache (Procyonlotor) merodeando la carnada en Ejido Luis Echeverría Álvarez.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest