Acerca de Pronatura
Proyectos en Sitio
Programas Regionales
Biblioteca Virtual
Cómo Colaborar
Directorio
Celebran V Encuentro de experiencias en manejo colectivo de recursos costeros
Celebran V Encuentro de experiencias en manejo colectivo de recursos costeros

Representantes de 17 grupos civiles organizados de diversas localidades de la República Mexicana participaron del 15 al 18 de diciembre de 2010 en el V Encuentro de experiencias en manejo colectivo de recursos costeros, convocado por La Ventana, AC y organizado en colaboración con el Ejido Luis Echeverría Álvarez, la Asociación de Productores Forestales de Mulegé y la Comunidad Maijanu.

De acuerdo con Inti Escalona, director de La Ventana AC, el encuentro tuvo como objetivos que la sociedad civil organizada intercambiara reflexiones y aprendizajes sobre el manejo de recursos costeros, y  que se hiciera visible que sí funciona el trabajo productivo hecho de manera colectiva.

La quinta edición de este encuentro, celebrado por primera vez en 2005, se llevó a cabo en el Salón social de San Ignacio, municipio de Mulegé, Baja California Sur. La inauguración fue encabezada por el licenciado Méndez Estrella, de la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR); Roberto Villavicencio, delegado municipal de Mulegé; Noé Maciel, secretario de la Comunidad Maijanu AC; César Insunza, secretario de la Asociación de Productores Forestales de Mulegé; Raúl López Góngora, presidente del Ejido Luis Echeverría Álvarez; Inti Escalona, director de La Ventana, A.C.; Ezequiel González, representante del Ejido San Ignacio; y Edgar Nava, encargado de proyectos en Baja California del programa de Conservación de Tierras Sociales y Privadas de Pronatura Noroeste AC.

El foro de presentación e intercambio de experiencias de las cooperativas y grupos participantes se realizó el miércoles 15 y el jueves 16 de diciembre. Ese jueves participaron también Carlos Troche, biólogo de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO), con la exposición del tema Manglares de México; Gabriel Zaragoza, con una síntesis del trabajo de monitoreo y cuidado de ballena gris, la tortuga y el lobo marinos, y la foca vitulina que lleva a cabo la Reserva de la Biósfera El Vizcaíno; Betania Benítez expuso el proyecto de radio como instrumento de educación ambiental que ha realizado en comunidades costeras veracruzanas, con apoyo de la Universidad de Veracruz y el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA); y un representante del corredor ecoturístico NaturArte del Centro Intercultural de Estudios de Desiertos y Océanos (CEDO) explicó el modo en que apoyan proyectos integrales y sustentables de carácter ecoturístico en el Golfo de California.

Los asistentes discutieron los temas cambio climático y soberanía alimentaria en mesas de trabajo el jueves 16 de diciembre, mientras que el viernes 17 estuvo dedicado a la celebración de la Asamblea de la Red para el Manejo y Conservación de Humedales Costeros de México, de la que se desprendió una declaratoria.

La agenda del encuentro fue completada con actividades culturales y con un recorrido de campo para conocer experiencias locales de manejo de recursos en San Ignacio, BCS.

Los grupos participantes por estado fueron: Sub Comité de Pesquerías de Laguna San Ignacio, Cooperativa Isla Natividad, Laguna Baja ARIC, Ejido Luis Echeverría Álvarez, Grupo Mujeres activas y Asociación de Amigos por la Conservación de Cabo Pulmo (Baja California Sur); Red de Humedales de la Costa de Chiapas; Asociación de Silvicultores de Selva y Marisma de Nayarit; Red de Humedales de la Costa de Oaxaca; Ejido Pedro Antonio de los Santos (Quintana Roo); Cooperativa Única de Mujeres, Ejido Carlos Salinas de Gortari y Ejido Estación El Doctor (Sonora); Cooperativa Pesquera La Mujer Costeña y Cooperativa Pesquera Mujeres Experimentando (Veracruz); Cooperativa Ruta hacia el Progreso y Ejido San Crisanto (Yucatán).

El manejo colectivo de recursos costeros hoy

Previo a la presentación de experiencias grupales, Inti Escalona explicó que algunas comunidades costeras en nuestro país viven la presión generada por megaproyectos turísticos de fuertes impactos ecológicos y humanos, o han enfrentado el uso y abuso de pesquerías, lo que ha conducido a una crisis productiva, o bien han sufrido los efectos de desastres naturales.

El intercambio de experiencias entre los grupos dedicados al manejo sustentable de recursos costeros es necesario, consideró. Entre los retos que tienen ante sí las comunidades organizadas bajo criterios esenciales de uso de elementos naturales costeros se encuentran el desarrollo de mayores capacidades de manejo, la creación de conciencia de conservación y el impulso de políticas públicas adecuadas para las zonas costeras.

Cooperativas de mujeres

A la quinta edición de este encuentro asistieron integrantes de cuatro grupos mayoritariamente conformados por mujeres. Fundada en 2003, la Cooperativa Pesquera La Mujer Costeña es originaria de Alvarado, Veracruz, y se dedica al cultivo, cría y engorda de almeja, así como a la elaboración de artesanías con lirio acuático. Ha recibido respaldo gubernamental para la adquisición de equipo y capacitación para usar el lirio acuático con fines artesanales. Busca contar con una procesadora de almeja para darle un valor agregado y se proponen la diversificación de su producción.

También originaria de Veracruz, la Sociedad Cooperativa de Producción Pesquera Mujeres Experimentando cría tilapia en jaulas flotantes. Sus representantes señalaron que los humedales donde trabajan están amenazados por la explotación de gas y estiman también que extranjeros comprarán tierras a propietarios mexicanos, lo que provocará el desplazamiento de los pescadores locales.

Con 30 años de experiencia en la pesca de ostión, la Sociedad Cooperativa Única de Mujeres posee el primer lugar de producción de este molusco en Sonora. La cooperativa está integrada actualmente por seis socias que trabajan en Puerto Peñasco y comercializan su producto sólo en el estado. En 2000 abrieron el restaurante El Barco y forman parte de un corredor ecoturístico abierto con apoyo de CEDO. Entre sus metas está contar con las semillas para el cultivo de ostión. La conservación del estero donde trabajan es prioritaria para las socias de la cooperativa por lo que participan en el Programa de Educación Ambiental de CEDO. Colaboran con el Fondo Mexicano para la Conservación de la Naturaleza, con NaturArte, con el Fondo para la Acción Solidaria AC y con la Universidad de Arizona.

Por su parte, el Grupo de Mujeres activas desarrolla su labor de conservación en La Paz, BCS. Su interés es frenar el impacto negativo del crecimiento urbano en el campo mediante la elaboración de composta y captura de agua. Por medio de “eco-técnicas” tratan de frenar la pérdida de suelos y de agua. Trabajan igualmente en aumentar el número de unidades domésticas y comerciales que formen parte de un sistema de separación de desechos sólidos. Su asesor técnico señaló que hay una alta demanda local de composta para nutrir el suelo de las inmediaciones de la capital del estado.

Dos grupos pesqueros de la Península de Baja California

El Sub Comité de Pesquerías de Laguna San Ignacio pugna hoy en día por usos y costumbres adecuados en materia pesquera luego de la experiencia que tuvieran con la sobreexplotación de almeja catarina. El subcomité participa en el monitoreo de recursos pesqueros y es respaldado, entre otras instancias, por Pronatura Noroeste para contar con bases de ordenamiento pesquero y para fortalecer la inspección y vigilancia de la pesca en Laguna San Ignacio.

La Cooperativa Isla Natividad, de Baja California Sur, alcanzó en 2002 la certificación de la pesca de langosta para hacerla sustentable. Los integrantes de este grupo productivo se basan en una visión de ecosistema que abarca el ambiente humano, el biológico y el físico. Con sus recursos la cooperativa financia el suministro público de agua y una desalinizadora. Actualmente estudia alternativas ecoturísticas. Está a favor del establecimiento de reservas marinas para la conservación y de la integración de una red de reservas marinas de la región.

Redes de humedales

Durante su participación, los representantes de la Red de Humedales de la Costa de Chiapas expusieron el análisis de sus fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas. Mencionaron como fortalezas la organización y control interno que tienen, la producción diversificada y de alta calidad, su experiencia y el manejo sustentable de los recursos. Como oportunidades señalaron la demanda creciente de productos del mar de alta calidad, el financiamiento por parte de dependencias gubernamentales, las vías de comunicación para la entrega de sus productos, las alianzas estratégicas con autoridades pesqueras, entre otras. La red estima que sus debilidades son la falta de cumplimiento de acuerdos entre pescadores, la falta de experiencia en comercialización permanente, la carencia de capacidades de gestión, la migración y el desánimo y una cosecha no asegurada, entre otras. Y entre las amenazas más sobresalientes especificaron la deforestación de la cuenca, la piratería y la marea roja.

Su objetivo fundamental es reactivar el proyecto en su conjunto, lo que incluye ofrecer pescados y mariscos de alta calidad, ser productores sanos y fuertes, tener lagunas limpias y productivas, procesar industrialmente sus productos, contar con una producción certificada y establecer una alianza comercial entre productores, procesadores, distribuidores y consumidores.

Por su parte, la Red de Humedales de la Costa de Oaxaca lleva a cabo iniciativas de ecoturismo comunitario tales como recorridos por los manglares, observación de aves y hospedaje en campañas ecológicas. También realizan limpiezas periódicas de playas, tienen un programa de restauración y conservación de manglares y otras actividades de educación ambiental. Trabajan actualmente en un plan de prevención y atención de contingencias hombre-cocodrilo, buscan aumentar su nivel de capacitación y equipamiento y obtener mejores herramientas de comunicación.

El representante de la Red de Ejidos Humedales de Bahía Adair en Sonora explicó que las comunidades ejidales que lo constituyen pretenden fundar una asociación civil con fines de conservación del área. Colaboran con CEDO, con la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), con Ramsar y FASOL para fincar las bases de su organización. El descuido de las tierras y la presión para cambiar el uso de suelo son algunos de los problemas que enfrentan. Se trata también de ejidos que no son productivos en estos momentos y que no están habitados, a excepción del Ejido Carlos Salinas de Gortari, en el cual sí vive una comunidad.

El trabajo conservacionista en Cabo Pulmo

Jóvenes representantes de la Asociación de Amigos por la Conservación de Cabo Pulmo se refirieron al trabajo ecoturístico y de conservación que lleva a cabo la comunidad de Cabo Pulmo en Baja California Sur.

Han realizado una labor importante de gestión, junto con otras organizaciones, para tratar de frenar la construcción de una mega ciudad de casi cuatro mil hectáreas en la región, en la que se asentaría una infraestructura turística del doble de capacidad de Los Cabos. Explicaron que en febrero de 2011 las autoridades correspondientes emitirán el veredicto final sobre la construcción de este colosal proyecto, al que se han opuesto debido a las repercusiones negativas que tendría en los ecosistemas y en la propia comunidad en términos sociales.

Su contrapropuesta consiste en un modelo de desarrollo para la región que no deteriore los recursos naturales y que además satisfaga las necesidades básicas de la comunidad que al día de hoy no son atendidas; entre sus objetivos está obtener capacitación para proyectos productivos y para fortalecer iniciativas empresariales, y contar con mejores herramientas de comunicación.

Dos grupos de conservación y ecoturismo en la región central de la Península de Baja California

Establecida formalmente en 2000, Laguna Baja ARIC reúne a varios grupos que brindan servicios ecoturísticos en las inmediaciones de la Laguna San Ignacio en Baja California Sur. Con respeto hacia los recursos naturales y culturales de la región han consolidado su infraestructura para realizar actividades turísticas como el avistamiento de ballena gris. Y dado que ésta es una actividad estacional, planean la ejecución de otras para el resto del año. Señalaron como amenazas para las comunidades ejidales de esta región la producción de sal, la de gas natural y la extracción de petróleo, la cacería de ballenas y el cambio climático.

De acuerdo con el representante del Ejido Luis Echevarría Álvarez, una de las instancias anfitrionas del V Encuentro, el trabajo comunitario en la región se transformó tras la creación de la Reserva de la Biósfera El Vizcaíno en 1988. Hoy día su trabajo social organizado forma parte del plan de manejo de la Reserva. Asimismo, tanto este ejido como la Comunidad Maijanu AC integran la Alianza para la Conservación de la Laguna San Ignacio, establecida con importantes instituciones conservacionistas extranjeras y mexicanas como Pronatura Noroeste AC para proteger la Laguna San Ignacio. Los fondos recaudados por la Alianza han sido destinados para el pago de incentivos a ejidatarios para proteger la laguna. En el Ejido Luis Echeverría hay servidumbres ecológicas, esto es, áreas destinadas a la protección de los recursos naturales creadas mediante convenios legales firmados por ejidatarios.

El ejido rechazó en su momento el establecimiento de una salinera en las inmediaciones de la Laguna San Ignacio por la contaminación que representaría para ésta y para los manglares enanos y las pesquerías. En contraposición, el ejido busca producir sal orgánica y abrir un invernadero para cactáceas y para criar mangle.

Actividades del Ejido Estación El Doctor, Sonora

En su oportunidad, los asistentes al V Encuentro conocieron las actividades que realiza el Ejido Estación El Doctor, localizado en San Luis Río Colorado, Sonora, cuya fundación data de 1984. Dichas actividades realizadas por los ejidatarios de modo sustentable son: la explotación salina; un proyecto acuícola camaronero; las servidumbres ecológicas, que fueron convenidas con Pronatura Noroeste en 2009 y 2010 para que tierras de uso común se destinaran a la conservación, mejoramiento y restauración de la zona de humedales; el parque eólico; la Unidad de Manejo Ambiental, autorizada en 2010, que se dedica a la conservación, manejo, investigación y aprovechamiento cinegético y comercial de vida silvestre; y ecoturismo, que se encuentra en desarrollo.

Una experiencia nayarita

La Asociación de Silvicultores de Marisma y Selva de Nayarit integra a 26 ejidos desde hace seis años. Se avoca al cuidado y aprovechamiento de mangle, hoja de palma, cacería de paloma blanca, tiene una Unidad de Manejo Ambiental especializada en cocodrilo y también llevan a cabo acciones de recuperación de áreas degradadas y de rehabilitación hidrológica. Factores como la basura, fenómenos meteorológicos, aprovechamiento clandestino, especies invasoras y construcción de grandes obras de infraestructura son algunos de problemas que enfrentan. De acuerdo con su representante, hay una contraposición de intereses entre la asociación de ejidatarios y el Área Natural Protegida de Marismas Nacionales.

Los participantes de la Península de Yucatán

A la quinta edición de este encuentro de experiencias en manejo colectivo de recursos costeros asistieron tres grupos enfocados en el ecoturismo en Yucatán y Quintana Roo. Premiado dentro y fuera de México por el aprovechamiento racional de recursos naturales en beneficio comunitario, el Ejido San Crisanto, en Yucatán, se dedica a la pesca, la producción de coco y de sal, brinda servicios de hospedaje en playa y paseos por los manglares.

Ha colaborado con la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes del estado de Veracruz (SECOM) y con el Fondo Nacional de Apoyos para Empresas en Solidaridad (FONAES), entre otras instituciones.

El Ejido San Crisanto ha restaurado 11 mil metros de canales y 100 hectáreas de manglar. En los últimos cinco años ha generado 60 empleos y cuenta con un plan de trabajo para los próximos 20 años, orientado a la integración comunitaria y al trabajo sustentable.

También de Yucatán, la Cooperativa Ruta hacia el Progreso ofrece una serie de actividades ecoturísticas, a saber, paseos en lancha, renta de kayac’s, paseos en bicicleta, comida típica del mar, senderos interpretativos y safaris fotográficos. Hace limpiezas periódicas en zonas de manglares y se encargan de su reforestación.

En tanto, el Ejido Pedro Antonio de los Santos, en Quintana Roo, posee el Ecoparque Uchben Kah que brinda a los turistas actividades como exploraciones, exploraciones en bicicleta, paseos en kayac y festivales musicales y otros basados en personajes ficticios y en seres míticos de la selva maya. Actualmente sus instalaciones están orientadas a resistir mejor los efectos de fenómenos meteorológicos, pues en 2007 el huracán Dean arrasó el ecoparque, lo que obligó a los ejidatarios a invertir de nuevo y a buscar otra vez apoyo de autoridades turísticas y de desarrollo rural. Cuentan con plantas solares y plantas de tratamiento de aguas residuales.