Treinta años después de que el gobierno Mexicano declarara al Lobo Gris o Lobo Mexicano (Canis lupus baileyi) como especie probablemente extinta en el medio silvestre, un esfuerzo interinstitucional en el que participamos derivó en el nacimiento histórico, en vida libre, de una camada de cinco cachorros saludables en su territorio del noroeste de México. En 2013 participamos en la liberación de una pareja de lobos mexicanos, una hembra de 4 años y un macho de 6, en la Sierra Madre Occidental.

Desde entonces, hemos colaborado con la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas y otras organizaciones, para supervisar su adaptación a la vida silvestre y la conexión que pudieran tener con otras especies emblemáticas incluidas en nuestros proyectos de conservación, como son el Oso Negro y la Cotorra Serrana Occidental.

Las causas de que la población de Lobo Mexicano esté severamente dañada fueron la pérdida de su hábitat y las campañas de exterminio que tuvieron lugar hace décadas, tanto en Estados Unidos como en México, ya que los granjeros y ganaderos lo consideraban un peligro para su ganado. Sin embargo, después de años de esfuerzo por mantener a la especie en cautiverio, y de implementar estrategias para su re introducción a la vida silvestre, en 2014 el nacimiento de esta camada de lobos da una nueva esperanza para la supervivencia de esta especie.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest