Nuestro programa de Conservación de Aves trabaja en trece sitios prioritarios que se identificaron en la última década. Las acciones desarrolladas de 2015 a 2017 permitieron completar la exploración de los sitios en la costa de Sonora.

Con la finalidad de determinar los sitios sonorenses de mayor importancia como hábitat invernal de aves playeras, realizamos reconocimientos aéreos y terrestres en la costa de Sonora. En colaboración con Light Hawk y la Universidad Autónoma de Baja California Sur, recorrimos trece sitios: Estero Río Colorado, Golfo de Santa Clara, Estero La Pinta, Bahía San Jorge, Canal de Infiernillo, Bahía Adahir, Bahía Santa Cruz (Kino), Puerto de Guaymas, Playa Los Algodones, Bahías Lobos, Tobari, Yavaros – Moroncarit y Estero Agiabampo ‐ Bahía Jitzamuri.

En los censos realizados con estos recorridos se registraron 400 mil ejemplares, de 21 especies como: el Playero Occidental (Calidris mauri), el género Limnodomus, la Avoceta Americana (Recuvirostra americana) y el Picopando Canelo (Limosa fedoa). Con la información que obtuvimos corroboramos la importancia de Bahía de Tobari, Bahía Yavaros – Moroncarit y Bahía de Lobos como sitios de invernación, ya que en ellos se estimaron 270 mil aves, lo que equivale al 67% del total de registros.

La abundancia que encontramos durante estas exploraciones da cuenta del valor del litoral sonorense para las aves playeras, lo que nos permite determinar la necesidad de caracterizar las Bahías Kino, Adair y San Jorge debido a que existe poca información acerca de estos sitios. Este 2018 trabajaremos en un diagnóstico y línea base para identificar amenazas, y así plantear estrategias de conservación puntuales que protejan las áreas de invernada de estas aves en Sonora.

Fotografía: Osvel Hinojosa
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest